NAVIDAD…

Navidad…

Los balcones se visten de luces, los árboles adornan las casas, las calles se llenan de gente…

Hay bullicio. Cuanto más ruido hay fuera parece que el dolor se hace más grande dentro y genera la sensación de que eres el único que lo pasa mal.

Parece que la sonrisa y la felicidad es un traje que esta impuesto en en estas fechas y de obligado uso.

Hay personas en diferentes situaciones:
Quien acaba de perder a alguien, el que se separó y no pasa estas fiestas con sus hijos, el que recibió un mal diagnóstico, el que perdió un trabajo, el que sufre por amor…

Ser feliz no es salir a comprar lo que no puedes, reunirte con quien no quieres, comer porque hay que comer.

No se valora el amor ni la lealtad en un día porque tu hij@ no puede cenar contigo o porque tu hermana eligió la familia de su pareja. Uno no se puede divdir y estar en todas partes.

Haz la Navidad a tu medida, a tus posibilidades.
Pásalas con quién elijas y puedas.
Olvídate de la publicidad de esas casas, familias, parejas… perfectas, que desbordan felicidad e ilusión. Vuelve al mundo real donde todos tenemos algo que nos duele y que la Navidad nos recuerda. Al igual que nos recuerda lo bueno que tenemos.

Navidad es una mezcla de emociones y sentimientos.
La Navidad es deseos, sueños, pérdida, magia, tristeza, abarazos, reencuentro, buenos deseos, sonrisas, lágrimas…

Sácale importancia a la Navidad pero como en todo en la vida y quédate con lo bueno. Celebra lo que tienes, agradece que a tu lado siguen las personas que amas aunque otras ya no estén, porque si te quedas instalado en el sufrimiento te pierdes los momentos de felicidad, la vida son momentos.

La vida cambia, y tu con la vida. No vuelves a ser el mismo, aprendes a vivir con lo que la vida te da. Pero vive, porque la rueda sigue y volveran momentos de felicidad y momentos de tristeza, la dualidad es parte de la vida.

Feliz Navidad

Dedicatoria
Cambados llora por cuatro hombres que el mar le arrebató a cuatro familias.
Cuatro familias que pasan su peor Navidad pero arropados por la empatía de un pueblo que llora y recuerda a su lado en estos días.

P.D: Come Felicidad