LA LLAVE QUE CAMBIÓ MI VIDA

LA LLAVE QUE CAMBIÓ MI VIDA

Esta es mi primera entrada en el blog, y la verdad es que no sé por dónde empezar.

La idea de la página web y el blog llevaba tres años en mi cabeza, y casi dos en proceso, pero la falta de tiempo por trabajo y por intentar también desconectar un poco hizo que esto se alargara mucho en el tiempo.

Tengo apuntada en una de mis libretas de ideas algunas de las entradas que quería hacer, pero una de esas ideas brilló con más fuerza.

Son más diez años trabajando de Dietista en consulta y en este tiempo son muchos los pacientes que han pasado por aquí (gracias por vuestra confianza), todos habéis dejado un pedacito de vosotros en mí. Cada paciente tiene una historia detrás que decide compartir conmigo. Y por eso, esta vez soy yo la que comparto un poquito más de mí con vosotros.

Con el paso del tiempo las cosas cambian y evolucionan (o se pretende), la profesión siempre está en continuo crecimiento y cambio pero yo siempre intento estar al día.

Mi manera de trabajar ha ido cambiando durante todo este tiempo, pero hubo algo que marcó un antes y un después en mi vida y profesión.

La llave de la foto es muy especial para mí, pertenece a una persona que es uno de los pilares fundamentales de mi vida. Esta llave, que significa tanto para mí, es la responsable de mi cambio y la que dio nombre a este Blog “Come Felicidad”.

En muchísimas ocasiones, mis pacientes llegan con la obsesión de que dieta es sinónimo de castigo y sufrimiento: dietas  milagro, dietas estrictas, no comer, no salir, no disfrutar… y todo por adelgazar y alcanzar ese objetivo que tanto desean (un peso ideal, un vestido, una foto, un viaje…) olvidándose de todo lo demás.

Como siempre digo uno de los mayores problemas es que la sociedad está rodeada de información falsa.  Y de todo esto nació esta ilusión, mi blog.

Es muy importante comer bien, tener unos buenos hábitos alimentarios y ayudar a nuestro cuerpo a estar lo más sano posible, pero sobre todo, es importante VIVIR.

No es sólo lo que comemos, si no cómo comemos. Y en esta sociedad donde la gente vive de prisa, sin tiempo, sin horarios, sin pautas, con estrés… Es necesario “Comer Felicidad”, ya que esto forma parte de una vida saludable.

Y eso intento con mis pacientes, que cojan buenos hábitos y que aprendan a comer, pero sin dejar de vivir. Comer es un placer, es algo más de la vida y por eso hay que disfrutarlo.

Aquí empieza un camino donde intentaré daros pequeños consejos que os sirvan de ayuda para tener unos buenos hábitos y una vida lo más saludable posible.

Espero que os guste.

No os olvidéis de Comer Felicidad


Post relacionados